FLOTADORES PARA

VÁLVULAS DE AIREACIÓN

Materiales y características

INTRODUCCIÓN

Las válvulas de aireación son elementos básicos en cualquier sistema de tuberías que convenientemente situados en puntos estratégicos  de una conducción llevarán a cabo varias funciones: las ventosas eliminarán grandes cantidades de aire durante el llenado de la línea, los purgadores expulsarán las pequeñas bolsas de aire remanentes en la tubería y el propio aire disuelto en el agua en condiciones de presión y las aductoras admitirán grandes cantidades de aire evitando el colapso de la tubería en condiciones de rotura de la línea o parada de bombas. Estos cometidos pueden ser llevados a cabo por válvulas individuales, o bien por unidades que aúnan todas las funcionalidades (válvulas combinadas, bifuncionales y trifuncionales).

En este texto nos centraremos en este aspecto de expulsión y purga de aire dada la estrecha relación que estos procesos guardan con los elementos flotadores.

MATERIALES UTILIZADOS Y DESARROLLO

Tradicionalmente, los flotadores se han fabricado en materiales compatibles con el contacto prolongado con el agua y hasta hace relativamente poco tiempo, la industria únicamente ofrecía la alternativa de materiales metálicos, si bien es cierto que ofrecen unas características y comportamiento inmejorables que aún a día de hoy y no han sido superadas por ningún otro material.

Con el desarrollo de plásticos y materiales poliméricos, han ido saliendo a la luz materiales que llegan a competir con los metales en cuanto a prestaciones y que por factores tanto de obtención de materia prima como de procesado, ofrecen unos costes sensiblemente inferiores a los materiales metálicos.

La industria actual ha llegado, debido a la globalización y la propia evolución de los mercados y la técnica, a unos niveles de competitividad en los que la constante renovación e investigación de nuevos productos que satisfagan las necesidades tanto tecnológicas como económicas de los clientes es un imperativo.

Parece pues, que el uso de boyas de plástico para ciertos servicios en válvulas de aireación se presenta como una buena alternativa en las gamas de productos en los que se quiera reducir costes manteniendo la mayoría de características de las válvulas tradicionales con boya metálica, rebajando quizá el nivel de fiabilidad y durabilidad de la válvula, lo cual en función del uso a que esté destinada resulta totalmente asumible. Como en la mayoría de decisiones en ingeniería, la responsabilidad del diseño y elección de equipos recae en el proyectista y será  la persona que en última instancia decida el tipo de válvula a emplear.

BOYAS MACIZAS: BAJA FLOTABILIDAD

Los problemas mencionados en el punto anterior, se pueden salvar debido a que la densidad de los plásticos utilizados es inferior a la del agua, por lo que una boya maciza puede ser la opción empleada. Resistirá cualquier presión de colapso que pueda presentarse en una ventosa y los costes de mecanizar piezas macizas mucho más simples  partiendo de barras o planchas de material bruto  serán muy inferiores a los de cualquier otro procesado de plástico.

Pero dejando de lado las consideraciones económicas, hay que analizar el resultado práctico obtenido mediante el uso de boyas macizas. Volviendo a la flotabilidad veíamos que es un factor primordial a la hora de garantizar el correcto funcionamiento de la válvula.

Los principales materiales utilizados en la construcción de boyas macizas son polímeros como el polipropileno, polietileno, etc. Estos plásticos presentan grandes ventajas como su precio, resistencia mecánica y compatibilidad con los estándares de calidad alimentaria y potabilidad. Pero atendiendo a su flotabilidad, su alta densidad hace que esta resulte muy baja y con poco empuje.

Por lo tanto, estaríamos hablando de flotabilidades de en torno al 8%. Los problemas derivados de esta escasa flotabilidad, redundan en los puntos ya mencionados:

  • Posibilidad de fallos con resultado de fuga tanto en las funciones de expulsión de aire como de purga.
  • Este problema de baja flotabilidad podría verse agravado por las deposiciones adheridas en la boya a lo largo del tiempo lo cual reduciría esa flotabilidad del 8% a límites incluso inferiores.

 

Representación esquemática de fugas en purgador por baja flotabilidad.

 

BOYAS HUECAS, ALTA FLOTABILIDAD

Atendiendo a estos factores y siendo conscientes de que el correcto funcionamiento sin pérdida de calidad es el fundamento de nuestras válvulas, en IRUA hemos implementado el diseño de boya plástica hueca.

Utilizamos flotadores fabricados en plástico ABS especialmente diseñados para una resistencia a la presión de colapso superior a 100bar (por encima de lo requerido en la normativa) y con una flotabilidad superior al 50%, lo cual por supuesto garantiza las funciones de cierre de válvula  tanto en fase de expulsión de aire como en purga.
Boya hueca utilizada en las figuras 9600 y 9421 de IRUA

COMPARATIVA DE FLOTABILIDAD

basándonos en los datos anteriores:

La diferencia de flotabilidad es fácilmente comprobable a simple vista:

VÁLVULAS IRUA

Tal y como puede comprobarse, IRUA ha sabido adaptarse a los retos y requerimientos que el mercado presenta, teniendo siempre presente el know how y la fiabilidad de nuestros productos, lo cual hace que se distingan por el amplio background de ingeniería y estudio que cada una de los modelos atesora.

A las boyas plásticas con alta flotabilidad se les suman otra serie de puntos característicos que dotan a las ventosas de IRUA de parámetros de calidad que las distinguen en su funcionamiento, durabilidad y fiabilidad como pueden ser entre otros:

  • Diseño cinético
  • Paso total
  • Doble cierre metal-metal/metal-elastómero

Acerca de las cuales IRUA ha publicado documentación específica para exponer algunas de las claves que distinguen a nuestros productos.